1895: en Inglaterra, Oscar Wilde estrena su obra teatral La importancia de llamarse Ernesto. Una comedia que trata sobre las costumbres y la seriedad de la sociedad. Está dividida en tres o cuatro actos (dependiendo de la edición) e inspirada en el libro Engaged de William Schwenck Gilbert.